miércoles, 30 de octubre de 2013

Cursos

Sin hacerlo premeditadamente el segundo post lo lanzo una semana después del primero. A ver si es verdad que lo podemos ir actualizando con esta frecuencia.

Como comenté en el primer post Bienvenida estoy realizando un curso sobre Social Media y Community Managament lo que me tiene bastante entretenida. He de confesar sin embargo que desde finales de septiembre hasta el domingo pasado he estado compaginando este curso con otro sobre el libro electrónico y la semana que viene vuelvo a solapar con otro sobre metadatos, ambos de SEDIC.

Realmente no se cómo saco tiempo pero el hecho de estar en el paro me ha ayudado a lanzarme a la idea de renovar conocimientos y aportar nuevas aptitudes a mi vida y a mi curriculum. Eso sí, esto es posible gracias a la evolución de la formación on line y la web 2.0 ya que si éstas no existiesen me resultaría realmente complicado hacerlo ya que un bebé de 4 meses depende de mi para su alimentación y sería complicado hacer estos cursos de forma presencial.

Antes sólo había un canal de comunicación o mejor dicho, ese canal era unidireccional, podías entrar en la página web de la Universidad Carlos III por ejemplo para consultar los cursos que ofertaban pero para poder realizarlos había que desplazarse hasta allí. Gracias a la web 2.0 no sólo ahorramos en desplazamientos si no que la información fluye de forma bidireccional y en ocasiones hasta multidireccional ya que puedes intercambiar información con los profesores y con el resto de compañeros. 

Además yo diría que se ha "socializado" y extendido. Antes sólo eran unos pocos los que sabían que era internet y para qué podía usarse, hoy día está tan integrado en la sociedad que la mayoría no sabríamos cómo vivir sin él. Cuando vamos de vacaciones llevamos nuestro billete de avión en el móvil con un código QR, compartimos las fotos en Flickr, comentamos el buen tiempo que hace en Twitter y no perdemos de vista el timeline de nuestros amigos en Facebook.

En fin, un nuevo mundo se ha abierto ante nosotros y no hay quién le detenga. Sólo hace falta aprender a usarlos con cabeza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario